martes, 2 de mayo de 2017

El andar del borracho, de Leonard Mlodinow

Este libro de algo más de doscientas páginas versa sobre cómo los seres humanos percibimos el azar. Su autor es un reconocido físico matemático norteamericano que además es escritor de varios libros de divulgación científica (algunos junto a Stephen Hawking) y guionista de de conocidas series de televisión como MacGyver o Star Trek: the Next Generation.

En este libro, premiado por el Comité para la Investigación Escéptica (Committee for Skeptical Inquiry, CSI), Mlodinow nos decribe de forma bastante amena qué es el azar y cómo lo percibimos. Esta es su contraportada:

En 1905 Albert Einstein publicó una impactante explicación sobre el movimiento browniano —el movimiento arbitrario de partículas— comparándolo con la clase de movimiento que se observaría en el caminar de un borracho. La comparación se convirtió desde entonces en una poderosa herramienta para entender el movimiento puramente arbitrario que, por definición, no tiene ningún modelo específico.
En este nuevo libro, Leonard Mlodinow examina la ley del caminar del borracho en relación con la vida humana diaria, con las diversas decisiones que continuamente tomamos empujados por acontecimientos arbitrarios que, unidos a nuestras reacciones, influyen en la mayor parte de nuestra vida personal. Mlodinow revela las razones que hay detrás de los embotellamientos, la divulgación de rumores por internet, el tiempo que se puede esperar que dure un fajo de billetes en Las Vegas, por qué hay que revolver el café o cómo se extiende el perfume por una habitación.
Esta apasionante lectura nos descubre la naturaleza de los procesos arbitrarios de la vida cotidiana, aunque cambiará para siempre la percepción que tenemos de ellos.
Dado que había a empezado a leer cosas de random walks (en castellano, caminos aleatorios), me pareció procedente leer algo divulgativo. He de decir que el libro me sorprendió, pues no es una mera explicación de tipo matemático (que también), sino que el autor nos cuenta cómo percibimos el azar y la probabilidad, usando para ello muchos ejemplos interesantes de cómo funciona nuestro cerebro.

Tiene ejemplos muy buenos del sistema legal americano donde, precisamente por esa errónea apreciación del azar, se han tomado decisiones muy injustas. El libro comienza con algunos ejemplos sencillos de cómo actuamos y en particular nos cuenta la historia de Daniel Kahneman, quien a pesar de ser psicólogo obtuvo el premio Nobel de Economía en 2002 por sus estudios (junto a Amos Tversky) del tipo de percepciones incorrectas del azar (recopilados en su libro Thinking fast and slow). Muchas de esas percepciones incorrectas del azar son las que alimentan las falacias comunes de las que se ocupa Mlodinow en su libro. 

El libro está bastante bien. A lo largo de los diferentes capítulos el autor nos va contando distintas facetas del azar, y nos va revelando cómo se concibieron las herramientas matemáticas para entenderlo: la teoría de la probabilidad, la probabilidad condicionada, la ley de los grandes números, etc., y todo ello aderezado con distintas historias de las personas que las descubrieron y usaron, así como con muchos ejemplos de la investigación de Kahneman sobre cómo precibimos el azar. Ese es el pro, que es muy grande. El contra es que la traducción deja mucho que desear. Algunos pasajes se hacen un poco pesados y mi opinión es que el traductor no dominaba demasiado bien los términos técnicos. A modo de ejemplo, para hablar de sucesiones numéricas y sus límites siempre se refiere a secuencias numéricas (sequences en inglés), cuando el término habitual es sucesiones.

Como conclusión, y a pesar de la traducción es mejorable, creo que el libro es interesante y útil y por supuesto comparto la afirmación de su autor, quien casi al final del libro, escribe:
He escogido presentar en este libro los conceptos básicos de la aleatoriedad para ilustrar cómo se aplica a los asuntos humanos, y presentar mi visión de que sus efectos son en gran medida pasados por alto en nuestras interpretaciones de los sucesos, y en nuestras expectativas y decisiones. Puede parecer una epifanía simplemente reconocer ese papel omnipresente de los procesos aleatorios en nuestras vidas. Sin embargo, el verdadero poder de la teoría de los procesos aleatorios descansa en el hecho de que una vez entendemos la naturaleza de los procesos aleatorios podemos alterar el modo en que percibimos lo que sucede a nuestro alrededor.
Lo recomiendo.